Estética Avanzada de Regalo Al contratar tu tratamiento de medicina o cirugía estética esta Navidad »

Nutrición y fertilidad

Pese a los avances de la medicina y la ciencia para promover la salud, cada vez encontramos más problemas derivados del estilo de vida y los hábitos nutricionales en la sociedad actual. En el caso de la fertilidad la situación no es diferente y tanto las mujeres como los hombres que buscan un hijo deben revisar sus hábitos nutricionales y corregir, si hay algún desajuste, para así mejorar su capacidad reproductiva.

Este mes de junio se celebra el Mes Mundial de la esterilidad. Muchas de las causas de dificultades para la fecundación responden a cambios en los hábitos de alimentación, por lo que el cuidado de la dieta es fundamental.

Desde la Unidad de obesidad y nutrición de KIRENIA, queremos hacer una reflexión de la importancia de una nutrición experta que “te acompañe” y te ayude a lograr tus objetivos vitales más importantes, como es el de ser padres.

A continuación, nuestra nutricionista experta, Luna M. Caicedo nos aporta sus recomendaciones:

La importancia de la nutrición en la fertilidad

Con el fin de llamar la atención sobre la importancia de los problemas de fertilidad que se presentan cada vez con mayor frecuencia en la población, así como sobre la necesidad de indicar el momento indicado para consultar a un especialista, se creó el día 4 de junio como el Día Mundial de la Fertilidad.

En España se estima que casi un 15% de las parejas en edad reproductiva tienen problemas de esterilidad y se estima que en torno a un 3% de los nacimientos proviene de técnicas de reproducción asistida. Estos datos van en aumento y entre las causas se encuentran factores fisiológicos, ambientales y sociodemográficos.

La reserva ovárica desciende de manera considerable a partir de los 35 años y es, de hecho, el incremento en la edad elegida para concebir, una de las principales causas de infertilidad, seguida de la mala alimentación, el estrés, la contaminación y un estilo de vida poco saludable.

Se sabe que una mala alimentación está relacionada con desajustes hormonales, debido a al papel que cumplen gran cantidad de nutrientes en ciclos hormonales. Por otro lado, la obesidad está directamente relacionada con la infertilidad al producir alteraciones hormonales en la mujer y afectar a la calidad y motilidad espermática en el hombre.

Por todo esto, desde KIRENIA, queremos recordar la importancia de una alimentación variada y equilibrada como base de un estilo de vida saludable, en la que se incremente el consumo de frutas y vegetales, así como de pescado y cereales integrales. El ritmo de vida actual nos impide en muchas ocasiones preocuparnos por nuestra alimentación.

La necesidad de soluciones rápidas hacen dejar de lado nuestra alimentación y, como por tanto, nuestra salud.

Las consecuencias de una mala alimentación se aprecian, por lo general, a medio – largo plazo, lo que hace que no tomemos el control de esta en el momento adecuado. Una mala alimentación mantenida puede ser, en definitiva, la causa de enfermedades o estados fisiológicos que pueden comprometer seriamente nuestra salud, de modo que es importante tomar conciencia y actuar a tiempo.

Luna M. Caicedo Gómez, experta en nutrición y dietista

Luna Caicedo Nutricionista en Madrid

Opiniones