CALCULA TU PESO IDEAL · Conoce tu IMC y peso ideal según tu altura, peso, sexo y edad »

Hilos tensores, el lifting facial sin cirugía

Uno de los signos visibles del envejecimiento que más suelen preocuparnos es la flaccidez. La pérdida de firmeza de la piel conlleva la aparición de arrugas y surcos que, al crear sombras, aportan una apariencia de cansancio y falta de vitalidad en el rostro.

Los avances de la medicina estética traen consigo nuevos procedimientos como los Hilos tensores de polidioxanona (PDO) que suponen una alternativa a la cirugía de lifting facial.

Esta nueva técnica está despertando una gran expectación, tanto en los usuarios habituales de medicina estética, como entre los que se aproximan a las clínicas como KIRENIA por primera vez.

¿En qué consisten los Hilos tensores?

Los hilos tensores, también llamados hilos mágicos, están fabricados con polidioxanona, un material usado con frecuencia en las suturas de cirugía cardíaca, ya que potencian la cohesión de las células. Este material está muy probado y no produce rechazo ni alergias siendo completamente reabsorbible.

El material o hilo se suele reabsorber a los 6 meses. Sin embargo, el efecto a raíz de la creación de nuevo tejido a base de colágeno y fibroblastos puede durar entre 12 y 18 meses.

Existen diferentes modalidades de hilos tensores:

  • Lisos monofilamente o multifilamento que actúan como estimuladores mejorando las arrugas finas con ligero tensado.
    • Los monofilamento suelen utilizarse en óvalo facial o papada.
    • Los multifilamento son ideales para tratar zonas como las arrugas en las comisuras de los labios.
  • Espiculados con diferentes tipos de anclaje en los tejidos que permiten un mayor agarre a la piel, siendo la mejor opción para zonas con mayor flaccidez como las mejillas, mandíbula o cuello.

Los hilos tensores además pueden ser interesante en otras zonas como brazos, muslos, nalgas e incluso abdomen para el tratamiento de la flaccidez.

¿Cómo se colocan y cuáles son los resultados?

El éxito como siempre reside en un correcto diagnóstico por parte del médico especialista. Es importante estudiar las zonas del rostro que deben ser tratadas.

Se aplican a través de una finísima aguja o cánula insertando los hilos a nivel subcutáneo en la zona tratada. El procedimiento suele durar entre 30-40 minutos.

Los resultados de los hilos tensores se aprecian a partir de las 3 semanas del tratamiento, con un efecto de rejuvenecimiento muy natural. Con un mantenimiento al año, los resultados del tratamiento pueden observarse hasta los dos años o más.

El precio del tratamiento dependerá del número y tipo de hilos que se necesite. El tratamiento medio está en torno a unos 500€.

En KIRENIA, la primera visita y valoración médica es gratuita. Solicita tu cita en la que uno de nuestros médicos valorará las necesidades de tu rostro.

Opiniones