Estética Avanzada de Regalo Al contratar tu tratamiento de medicina o cirugía estética esta Navidad »

FAQ’s sobre la braquioplastia o lifting de brazos

FAQ’s sobre la braquioplastia o lifting de brazos

Con la llegada del buen tiempo es habitual encontrarnos con nuevos vestidos y blusas que dejan al descubierto nuestros brazos. En este preciso momento es cuando nos damos cuenta de que nuestros brazos se muestran con exceso de volumen, grasa o que la piel se ha descolgado aportando un aspecto general a nuestro cuerpo de envejecimiento.

Las dietas yo-yó, el sedentarismo, una alimentación inadecuada y también la genética no ayudan a que esta parte de cuerpo se mantenga siempre firme, lisa y fina.

La cirugía de braquioplastia o lifting de brazos es técnica quirúrgica dirigida a mejorar el aspecto de las extremidades superiores mediante resección del exceso dermograso de cara interna de ambos brazos. O lo que es lo mismo, conseguir unos brazos estilizados y armónicos con el cuerpo.

El candidato ideal para someterse a una “braquioplastia” es aquel hombre o mujer con exceso de piel en la cara interna de brazos, preferentemente sano y con peso estable. Es muy interesante para personas que con obesidad se han sometido a una cirugía bariátrica y ha perdido una gran cantidad de peso. Esta cirugía les ofrecerá una mayor autoestima y mejora de imagen.

Existen dos tipos de braquioplastia o lifting de brazos:

  • Braquioplastia simple: Indicada en paciente jóvenes, cuya laxitud cutánea queda circunscrita solo a la cara interna de brazos.
  • Braquioplastia con extensión axilar y torácica: Para aquellos casos de pacientes de más edad, que no solo presentan “brazo en péndulo”, sino que además el exceso de piel se prolonga hacia la zona submamaria y torácica.

Uno de los efectos negativos de esta cirugía son las cicatrices que se realizarán en la cara interna de brazos. Éstas irán mejorando con el tiempo, no obstante, dependiendo del paciente, es posible que sea preciso posteriormente hacer algún retoque de cicatriz, pero ya con anestesia local.

La cirugía se realiza en quirófano con anestesia local y sedación, normalmente. En la mayoría de los casos no requiere hospitalización.

Tras la intervención, el paciente deberá llevar una prenda de presión sobre la zona operada durante unos 15-20 días, pero en unos 7 días ya podría volver a su vida normal.

Las cicatrices durante los primeros 3-6 meses son bastante evidentes, pero progresivamente se van aclarando y aplanando.

Opiniones